naranja mecanica.png

La Mecánica Naranja

Bavarian Hefeweizen

Gravedad Final: 1.010 SG
Alcohol x Vol: 5.7 %
Amargor: 12 IBU
Color: 5 SRM

Ya lo dijo Alex DeLarge, el protagonista de la famosa novela de Anthony Burgess cuyo título hemos parafraseado en el nombre de esta cerveza: "el mundo no puede estar lleno de gente como uno". Imagínense, por ejemplo, qué aburrido sería si a todos nos gustase la misma música... ¡o la misma cerveza! ¡Vade retro, satana! Después de todo, Alex y sus drugos (en el libro y en la mítica adaptación al cine de Stanley Kubrick de 1971), se la pasan tomando lacta-plus, una especie de leche adicionada con narcóticos y estimulantes, antes de salir a romper todo a su paso, golpear vagabundos en la calle, robar autos y entrar por la fuerza en casas de parejas burguesas para violar a mujeres delante de sus maridos.

Por suerte, no todos somos como el joven Alex y su pandilla. ¿O quizás deberíamos serlo un poco más?

Hablando de cuestionamientos sociales y de libertad, a nosotros se nos ocurrió incursionar por primera vez en el universo de las cervezas de trigo*. La vanguardia es así. Elegimos una receta tradicional belga, adicionada con semillas de cilantro y cáscara de naranja seca, que nada tiene de vanguardista para el mundo cervecero, pero que estábamos encaprichados en probar. Porque sí. Porque podemos. Como Alex. La particularidad de las levaduras con la que están fermentadas este tipo de cervezas es que tienden a quedar en suspensión y por eso producen mayor turbidez de la que estamos acostumbrados a ver en una cerveza Ale tradicional. Además, aportan algunas notas distintivas que pueden recordar a clavo de olor y a banana, y presentan un sabor final ligeramente ácido, que es característico del estilo.

 

Se trata de una cerveza refrescante, que creemos especial para hacerle frente al apabullante calor de agosto, y que recomendamos servir con una rodaja de naranja dulce dentro del vaso (gracias, Bluemoon). Pero, como bien dice el cura en la cárcel, cuando están por someter al joven Alex a un tratamiento experimental para sanar su adicción al sexo y la violencia, “sin elección, el hombre deja de ser hombre, por eso Dios nos ha dado el libre albedrío.” Así que, la palabra final, como siempre, la tiene cada uno de ustedes. ¡Que la sed los guíe!

 

* En rigor de la verdad, la Hermandad ya incursionó previamente en la elaboración de cerveza de trigo hace cosa de año y medio, pero aquel ejemplar no superó las pruebas en humanos.